Parque Sanssouci

Fontäne im Park Sanssouci, Foto: TMB-Fotoarchiv/Steffen Lehmann/SPSG
Park Sanssouci, oto: TMB-Fotoarchiv/Steffen Lehmann/SPSG
Park Sanssouci, Foto: TMB-Fotoarchiv/Steffen Lehmann/SPSG
Historische Mühle im Park Sanssouci, Foto: TMB-Fotoarchiv/Steffen Lehmann/SPSG

En ningún otro lugar se muestra el patrimonio barroco de Prusia de un modo más suntuoso y romántico que en el Parque Sanssouci. Federico el Grande quería cultivar ciruelas, higos y vino a las puertas de Potsdam, por lo que en 1744 mandó construir el jardín con bancales del Parque Sanssouci. Debido a la extraordinaria belleza de las vistas, un año después pensó que un fastuoso palacio de recreo sería perfecto para coronar estos bancales y así, basándose en sus propios bocetos, el rey prusiano mandó construir un pequeño palacio de verano de estilo rococó entre 1745 y 1747.

En los años siguientes, el parque también dio la bienvenida a la construcción del Palacio Nuevo (Neues Palais) y la Galería de arte (Bildergalerie), mientras que las laderas se destinaron a jardines ornamentales y huertos. Al nivel del palacio se encuentra además la tumba de Federico II.

Información: ¡Cuidado con la caída de ramas rotas! En el sitio web de la Fundación de Palacios y Jardines Prusianos de Berlín-Brandeburgo (Stiftung Preussische Schlösser und Gärten Berlin-Brandenburg) encontrará información detallada.

Al norte del Palacio de Sanssouci (Schloss Sanssouci), en la llamada Ruinenberg («colina de las ruinas»), se erigieron imitaciones de ruinas romanas para formar un entorno de apariencia antigua, el cual al mismo tiempo ocultaba un depósito de agua que alimentaba las fuentes del parque. Al rey le gustaban especialmente los surtidores de agua con elaborados efectos, aunque al final solo pudo disfrutarlos una vez, ya que el sistema no funcionó correctamente hasta que en el siglo XIX se construyó la casa de máquinas de vapor (Dampfmaschinenhaus) en la bahía Neustädter Havelbucht.

Los sucesores de Federico el Grande decidieron rediseñar el jardín barroco, ya pasado de moda, y transformarlo al estilo de un parque paisajístico. Federico Guillermo IV añadió además instalaciones como el Palacio Charlottenhof (Schloss Charlottenhof), el Palacio de la Orangerie y las termas romanas (Römische Bäder), con lo que pretendía acercar un pedacito de Italia a su hogar.

Los palacios y parques de Potsdam son ahora Patrimonio Mundial de la UNESCO y no es necesario explicar por qué los palacios del Parque Sanssouci forman un impresionante telón de fondo para eventos como la Noche de los Palacios de Potsdam (Potsdamer Schlössernacht) o los diversos festivales de música celebrados aquí.

El parque está abierto todos los días hasta el anochecer.

 Información de precios:

otro: 2,00 €

 Llegar allí:

en bicicleta (un servicio de komoot GmbH)
por transporte público (un servicio de VBB)
en tren (un servicio de Bahn AG)
Todo sobre el tráfico local


 Características y categorías:

La entrada anterior es un servicio de TMB Tourismus Marketing Brandenburg GmbH. Para cambios de contenido, póngase en contacto con Potsdam Marketing und Service GmbH.